REFLEXIÓN


Después de haber visto este video, que la verdad no tiene desperdicio, me gustaría comentarlo un poco.

Estoy totalmente de acuerdo con que la profesión del docente no está reconocida como debe ser.
Totalmente de acuerdo que los nuevos estudiantes de magisterio tienen que ser los mejores puesto que son los que van a formar a nuestros futuros gobernantes. (Este ha sido el error que cometieron los profesores de los actuales políticos)
Me parece estupenda la idea de cambiar las escuelas puesto que estamos en el S.XXI.
Estoy de acuerdo con que hay que enseñar buenas prácticas.

Ahora bien. Yo, como estudiante de 1º curso de Educación Primaria de la titulación de Grado, estoy totalmente en desacuerdo de la forma que han querido enmascararnos dicha titulación. Es más creo que nos la están metiendo doblada. Se supone que una vez que obtenga mi “titulito” podré dar clases en cada uno de los niveles de primaria, sin embargo ni siquiera he podido experimentar que se siente al dar clases a chic@s de 1º, 2º, 3º, 4º, 5º y 6º curso de primaria. De los cuatro años que estoy en la facultad, a lo sumo, son solo seis meses los que tengo obligación de realizar las prácticas (Prácticum). Pero por favor, ¿de qué forma me está formando el estado? Gracias a Dios que en mi facultad empiezan a emerger profesores/as de calidad (no quiero mencionar a nadie; primero para no ser un pelota, y segundo para que la omisión haga ofensa) sino... ¿qué sería de nuestr@s hij@s?
Deberían empezar a cambiar la política, y sobre todo las facultades y el profesorado para poder cambiar las escuelas. Supongo que esto es un círculo vicioso o el pez que se muerde la cola.
Los/Las profesores/as de mi facultad (algunos, no todos) tienen todo el día en la boca que hay que cambiar las escuelas, los métodos didácticos,... en fin... y un sin fin de "paparruchadas" puesto que son est@s mism@s l@s que se limitan a dar clases igual que en los años 50, siguen reproduciendo el "aula del cogote" que no es más que lo que se viene haciendo hasta ahora; el/la profe/seño habla, habla y habla, los alumnos sentados en mesas individuales, en hileras, y separados medio metro cada uno respectivamente del otro y después de tanto hablar el/la maestr@ de turno los chic@s solo recuerdan el cogote del chico o de la chica de tenían delante.

NECESITAMOS PROFESORES/AS "APAÑAOS" QUE NOS AYUDEN A CONSEGUIR ESTA ESCUELA DE LA QUE SE HABLA TANTO.

3 comentarios:

sca dijo...

La formación inicial huele mal desde hace demasiado. Afortunadamente, los alumnos/as que se dan cuentan tienen más probabilidades de pasar a la acción, al cambio en sus propias aulas, en cuanto les es posible.
Te animo a seguir siendo crítico/a con la realidad, sea como alumno/a, docente o compañero/a. Las aulas del futuro, el futuro en general necesita gente como tú!!! Suerte y ánimo ;)

Fernando García Gutiérrez dijo...

¡Vaya! Un rebelde. Hace usted bien en quejarse, y además tiene razón. Pero es que la vieja pedagogía era: "haz lo que yo diga, pero no lo que yo haga", es decir, hipocresía pura. Y de aquellas aguas, vinieron estos lodos.

¿Profesorado de la Facul de Pedagogía que no saben diferenciar la adquisición de conocimientos de la de habilidades o competencias? Ummmm.

Se lo explico yo, con permiso, ser innovador-a es una capacidad, no un conocimiento aunque alguno hay que tener, las habilidades sólo se aprenden en la práctica, como montar en bicicleta. No te vale de nada que te grien en el oído, ni que sepas el nombre de todos los componentes de la bici.

Salud. Persevera.

M. dijo...

¿6 meses? En la diplomatura son 3 meses, directamente en tu especialidad (se ve que no tenemos derecho a conocer más), y 10 días "generalista" (ya me contarán qué se ve en 10 días)...

Pensé que con el nuevo plan de estudios se darían cuenta de que tiene que ser más y mejor, pero ya veo que tampoco.

Por mi parte, cero patatero para la Universidad, y un 10 para profesores contados con los dedos de una mano (y sobran) que hacen lo que pueden con lo que tienen.

Menos mal que no somos lo que nos enseñan, porque qué negro futuro le auguraría a la educación entonces.

De una estudiante de 3º de Magistero (Educación especial) cabreada con el sistema ;)