De nuevo en clase

Ahora nos centramos en qué podemos controlar y qué no podemos controlar dentro de la escuela, en nuestras clases con l@s alumn@s.

Es cierto que no podemos controlar a las familias, a los estudiantes, el curriculum, los libros, los medios de comunicación, etc. y esto es una realidad que tenemos que tener cada vez más presente.

No obstante si es cierto que tenemos control sobre las tareas, el tiempo para cada una de ellas, los grupos, los modelos de trabajo... Y es con esto con lo que contamos para con nuestros alumnos.

Una vez que ya tenemos claro sobre que tenemos y no tenemos control podemos empezar los tipos de trabajos en los que nos podemos apoyar:

¿Estructura individualistas?

En realidad este tipo de estructura no trae nada bueno puesto que al final lo que conseguimos es tener una clase totalmente independiente unos de otros. De esta forma nadie interactúa con nadie y no habría comunión entre los alumn@s. El aprendizaje no puede ser individualista, la puesta en común hace que se aprendan más conceptos.

¿Estructura competitiva?

Personalmente no creo que este sea el mejor referente. El aprendizaje como ya hemos dicho antes, además de no ser individualista, tampoco es competitivo ya queaprender no es algo que se consiga a base enfrentamientos entre compis.

Por tanto podemos decir que la mejor estructura para el aprendizaje de forma eficaz es la estructura cooperativa. Con este tipo de estructura se fomenta la participación, el interés, querer saber, querer saber hacer, el compañerismo, además de otras cosas. Por esta razón es por la que tenemos que intentar que la estructura de nuestras clases sea cooperativa.


Para hacer que la estructura de nuestra clase sea cooperativa tenemos estas cinco claves:

Interdependencia positiva entre los alumn@s; el miembro A depende de B.
Interacción facilitadora del aprendizaje
Evaluación individualizada para conseguir los objetivos del grupo
Uso de destrezas interpersonales y grupales
Evaluación frecuente del funcionamiento del grupo para la efectividad futura